Loading color scheme

Teoría control biológico

El control biológico es una de las estrategias más importantes y eficientes para alcanzar los objetivos de una agricultura sostenible. El control biológico, definido como la regulación de insectos plaga, utilizando sus enemigos naturales, es una alternativa para el saneamiento de cultivos sin deteriorar el ecosistema.

Obtenidos en la naturaleza, entre los que se cuentan los hongos entomopatógenos (causantes de enfermedad en insectos) y hongos micoparásitos (antagonistas de hongos causantes de enfermedades en las plantas), son la base de algunos productos para control biológico.

Agentes biológicos (insecticidas biológicos): Beauveria bassiana, Beauveria brongniartii, Metarhizium anisopliae, Verticillium lecanii, Paecilomyces lilacinus y Nomuraea rileyi.

Insectos que controlan: ácaros, áfidos, broca, chinche del pasto, chisa, cogolleros, comedores de follaje, defoliadores, escamas, garrapata, gusano blanco, mosca negra, mosca blanca, nemátodos, palomilla, pulguilla, trips y trozadores, hormigas, entre otros.

Antagonistas de fitopatógenos (fungicida biológico): Trichoderma harzianum.
Enfermedades que combate por antagonismo: Fusarium oxysporum, Fusarium rosseum, Rhizoctonia, Botrytis cinerea, Sclerotium rolsfii, Sclerotinia sp., Rosellinia, Phythium sp., Alternaria y Dumping off.

Cultivos en los que pueden aplicarse: flores, hortalizas, cítricos, palma africana, café, cacao, algodón, cereales, papa y pastos, entre otros. En ganado controla mosca negra.

Aplicación: los productos vienen en forma de talco, se disuelven en agua limpia y se aplican en horas de bajo sol, con equipos corrientes de uso agrícola, previamente lavados.